Tercer Año

 

Esta etapa se hace después de varios años de experiencia religiosa y apostólica. La finalidad de ella es permitir a las hermanas profundizar su unión con Jesucristo y desarrollar una mirada contemplativa que les permita reconocer a Dios presente y actuante en el mundo de hoy a fin de ser más libres para el servicio de la misión.Cfr. Const. Art 136 – 137

Tercer Año

 

El tercer año es un espacio que se da a las hermanas después de un tiempo de formación y caminar en la vida Auxiliadora. Es un momento para volver al corazón, a lo esencial de mi vocación por ello se le llama también “Escuela del corazón”. Lo cual quiere decir que es un tiempo (un año) dedicado al estudio y la reflexión de manera tanto personal como grupal pues se hace junto con otras hermanas que realizan el mismo camino, a su vez se cuenta con uno o varios acompañantes (maestros/as) que orientan el camino.

En la “Escuela del corazón” no se trata de adquirir conocimientos intelectuales sino de iluminar nuestro corazón. Es una escuela para ponernos a la escucha de la única enseñanza verdadera: Jesucristo que nos habla por su Espíritu. Es la escucha a Jesucristo a través de la oración, la vida compartida en comunidad, la escucha a las demás y la relectura del carisma entre otras cosas lo que nos lleva en el tercer año a recoger lo esencial de nuestra vida y nuestra vocación. Es una oportunidad para escuchar una “segunda llamada” y realizar una “segunda conversión” es en definitiva un tiempo propicio y propiciado para humildemente disponernos a recoger el paso de Dios en nuestras vidas, estar atentas a sus nuevas llamadas y renovarnos para continuar el camino de seguimiento a Jesucristo en medio del pueblo para siempre: “más amar y mejor servir” .

El 3er Año permite volver a vivir la experiencia de los EE de 30 días que le permiten renovarse profundamente en el amor personal del Señor y experimentar el ser amada y salvada por Dios en Cristo.

 

Autor:  María Helena Rojas